Aragón_hoy

Buscar contenidos Hemeroteca Búsqueda por localidad Buscador avanzado

Ir al contenido de la web | Ir al menú de navegación



Estas en: Portada | Agricultura y tradición se dan cita en torno al acto del Trallo de la acequia de Pedrola y del Cascajo

viernes, 13 de diciembre de 2019
jueves, 11 de abril de 2019

Agricultura y tradición se dan cita en torno al acto del Trallo de la acequia de Pedrola y del Cascajo

Olona y Escuín asisten al acto de reconocimiento como Bien Inmaterial del Patrimonio Cultural Aragonés al acto del trallo
Acto de reconocimiento como Bien Inmaterial del Patrimonio Cultural Aragonés al acto del trallo de Pedrola

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, y el director general de Cultura y Patrimonio, Nacho Escuín, han asistido al acto de reconocimiento como Bien Inmaterial del Patrimonio Cultural Aragonés al "Trallo de la Hermandad de la Acequia de Pedrola y del Cascajo".

El trallo es uno de los escasos elementos conservados del derecho consuetudinario generado en torno a los sistemas hidráulicos históricos en Aragón a lo largo de los siglos. Dada la importancia de la provisión de agua de riego para la supervivencia de las sociedades campesinas, la conflictividad ha sido algo consustancial en la historia de los regadíos. Las disputas y litigios por el reparto del agua, por la distribución de los gastos de mantenimiento, por el establecimiento de los turnos de riegos, etc.

Pese a ello, el consenso y la cooperación entre los usuarios han sido factores imprescindibles para la perduración de los sistemas hidráulicos, lo que generó normas consuetudinarias en el tiempo que permitieron administrar los recursos naturales de forma armónica. El caso concreto del trallo ha perdurado hasta el presente como ejemplo de otros acuerdos ritualizados similares que existieron en el mapa de los regadíos aragoneses pero que a día de hoy están perdidos.

Tanto Olona como Escuín ha valorado positivamente que esta declaración haya sido impulsada por las organizaciones y las localidades vinculadas al trallo, como una forma de salvaguardar y reconocer la representatividad y la singularidad de esta norma consuetudinaria en el contexto de la Ribera Alta del Ebro y de esta forma “defender y conservar este uso y costumbre del agua”.

El consejero ha querido destacar “el valor del patrimonio institucional hidráulico que tenemos en Aragón”, no en vano la Confederación Hidrográfica del Ebro es la más antigua del mundo tal y como ha recodado Olona, quien también se ha referido a la primera mujer en ser reconocida con el Premio Nobel, Elinor Ostrom, “por demostrar que este tipo de soluciones –refiriéndose al acto del trallo- han perdurado en la historia por ser útiles y contribuir a la gestión de los recursos naturales de forma sostenible”.

En este sentido, el consejero ha mostrado su reconocimiento hacia las comunidades de regantes “a las que el Gobierno de Aragón ha querido dar el protagonismo que merecen” y se ha referido a “su capacidad de adaptación de las tradiciones a cada tiempo”.

Por su parte, Nacho Escuín ha resaltado la importancia de “hacer de nuestro patrimonio nuestro sello y de que “con el tiempo nos reconozcan como una sociedad que ha dejado huella”. Asimismo, ha manifestado “la necesidad de crear un Parque Cultural en la provincia de Zaragoza”.

El trallo es el acto empleado en el sistema de reparto de los turnos de riego de la Hermandad de la Acequia de Pedrola y el Cascajo, en la Comarca de la Ribera Alta del Ebro (Zaragoza). Los agricultores de esta comunidad de regantes se reúnen en el denominado Partidero de Almisén, donde la acequia madre se divide en dos cauces: la acequia del Cascajo, que riega Alagón, Grisén y Oitura; y la acequia de Pedrola, que comprende el riego de las tierras de Figueruelas, Azuer, Cabañas de Ebro, Alcalá de Ebro y Pedrola. En el pasado, la asignación de los turnos de riego era una cuestión capital en la comarca de la Ribera Alta del Ebro, cuando solo contaba con el agua del río Jalón. Aunque no aparece documentado históricamente hasta el siglo XIX, si bien existen numerosas referencias documentales que apuntan a la existencia de una infraestructura hidráulica desarrollada desde tiempos medievales en el ámbito de la actual Comarca de la Ribera Alta del Ebro.

El acto en sí consiste en preparar unos fajos pequeños de hierba que se arrojan a la acequia y en levantar fe notarial del resultado de su recorrido. El encargado de aguas del Sindicato de Riegos de Pedrola confecciona para el trallo cinco fajos de hierba de la misma margin (ribazo) de los campos, que se habrá recogido el día anterior. Al mes siguiente, el trallo es realizado por el encargado de aguas del Sindicato de Riegos de Figueruelas y los fajos serán cuatro en vez de cinco.

El notario de Alagón, figura clave en el acto, indica al encargado de aguas que vaya arrojando uno a uno los fajos a la acequia, a 20 metros aguas arriba del partidero. Antes de la instalación de la actual tajadera, se colocaba para la ocasión en el partidero y, de punta a punta, un trallo o madero de unos 25 centímetros de altura. El curso del agua y su caudal determinan el número de fajos que saltan por encima del trallo o que va hacia un lado (Pedrola y Figueruelas) o hacia otro (Alagón y Grisén), estableciendo más o menos días de agua de riego según el siguiente sistema: tantos haces de hierba cuantos pasen por encima del trallo, les corresponderán tener ador (turno de riego) a los pueblos que riegan por la acequia del Cascajo. En caso contrario, si todos los fajos o alguno de ellos, van a parar directamente a la acequia de la Hermandad de Pedrola, el trallo, de la acequia del Cascajo, permanecerá colocado tantos días como ramilletes hayan ido a parar a la citada acequia de Pedrola. Por lo tanto, en la acequia del Cascajo, sólo pasará la cantidad de agua, que pueda rebasar dicho trallo o tajadera.

Una vez finalizado el acto, el notario se reúne con los representantes de la Hermandad de la Acequia de Pedrola y del Cascajo, redacta un acta notarial donde da cuenta de cómo ha transcurrido y si ha habido alguna incidencia. El texto se lee en voz alta y, con el acuerdo de todos los presentes, se procede a la firma de los testigos que son requeridos por la secretaria de la Hermandad de la acequia de Pedrola y del Cascajo. Al finalizar, se reparte pan, vino y avellanas a los presentes tal y como refieren las ordenanzas.

Dentro de los ámbitos en los que se clasifica el Patrimonio Cultural Inmaterial, el acto del trallo de la Hermandad de Regantes de la Acequia de Pedrola y el Cascajo se inscribe en el ámbito de las "Formas de Organización tradicional", que recoge las normas consuetudinarias sobre turnos de riego. En su expresión más universal, encontramos el Tribunal de Regantes del Levante español, que ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

  • Consejero y director general reciben un obsequio del alcalde de Pedrola

Formulario para comentar el contenido:



Dirección de Comunicación del Gobierno de Aragón Contacto
Teléfono de contacto: 976 714 000

  • RSS
  • Facebook
  • Flickr
  • Twitter
  • Youtube
  • Ivoox